PARA CONTACTARSE

E-mail:

teentrenaxime@hotmail.com
xirow79@hotmail.com


Facebook:

Xirowtrainerkine PTrainer


twitter:

@kineXimetrainer


19.8.09

Implantan prótesis de 40% del cráneo



El País Digital


La operación en el Hospital de Tacuarembó, La paciente es una joven de 24 años que sufrió un accidente.


La pieza la hizo Facultad de Odontología, con técnica inédita en Uruguay.


Claudia Maciel (24) recuperó ayer 40% de su cráneo tras una operación, un año después de que un camión la atropellara. La particularidad de la intervención es que por primera vez se logró en Uruguay hacer una prótesis exacta previo al implante.


El 30 de mayo de 2008, Claudia iba de acompañante en la moto que conducía su novio. Circulaban por la calle preferencial 25 de Mayo de la ciudad de Tacuarembó. Eran las 7 y 10 de la mañana. Al llegar a la esquina de Luis Batlle fueron chocados por un camión.
Los dos jóvenes llevaban casco, pero estos no cumplían con los estándares de calidad requeridos. El de Claudia se rompió con el golpe. Ambos se lesionaron. El novio de Claudia tuvo un traumatismo de cráneo y de una pierna. Ella sufrió un politraumatismo grave en el cráneo.
"El cerebro se hinchó mucho por el golpe. Al estar en una caja cerrada no tiene por dónde escapar. Allí es donde existe riesgo de que se produzca una muerte cerebral por una hernia. Para evitar eso se hizo una gran ventana en el cráneo. Así se consiguió que disminuyera la presión intracraneana. Y se logró salvarle la vida", explicó el neurocirujano Álvaro Villar, coordinador de esa área en el Hospital de Tacuarembó.


Que el accidente fuera en Tacuarembó, donde pueden realizarse procedimientos de este tipo, fue clave para que Claudia se salvara. "El tiempo para realizar este tipo de procedimientos es un máximo de cuatro horas. Con Tacuarembó y Montevideo una persona traumatizada en cualquier punto del país podría teóricamente acceder. El problema son los tiempos en que demoran en coordinarse los traslados. Para resolver esto estamos pidiendo un helicóptero", dijo Villar.
La evolución de Claudia fue lenta. Estuvo internada un mes en el CTI del Hospital de Tacuarembó y fue operada en tres ocasiones, contó María Cristina Maciel, madre de la joven. Además fue tratada por infecciones y problemas respiratorios.


"Mi sobrina estuvo casi ocho meses como un vegetal. No hablaba, no se podía mover, estaba en silla de ruedas. Ahora gracias a Dios habla y puede mejorar aún mucho más", contó su tía, Isabel Pérez.


Hace un mes y medio Claudia comenzó a volver a hablar. Entiende lo que le dicen y se comunica sin problemas para las cuestiones cotidianas, como avisar que tiene hambre o que quiere ver determinado programa de televisión.


El problema es que con el faltante de cráneo que tenía, su presión intracraneana disminuyó por debajo de lo normal (hipotensión). Y eso comenzó a lesionar el cerebro. De allí surgió la necesidad de realizar y colocar una prótesis. "Para poder lograr una buena evolución cerebral es fundamental lograr estabilizar la presión intracraneana. En el Hospital Maciel, por ejemplo, hemos tenido pacientes que no los podemos despertar tras un traumatismo y se logra poniéndoles una especie de casco", contó Villar.



"SOLUCIÓN FORMIDABLE".


El problema al que se enfrentaron los especialistas es que no podían utilizar una prótesis de acrílico, como se suele hacer en estos casos. "Es muy grande el faltante de cráneo y es muy difícil darle la forma exacta", dijo Villar. Por eso, decidieron contactarse con el Servicio de Prótesis Buco-maxilofacial de la Facultad de Odontología de la Universidad de la República, que les brindó una "solución formidable".


Tradicionalmente, lo que se hace en Uruguay es tomar un molde del faltante y a partir de ello realizar una prótesis. En este caso se innovó y se utilizó la estereolitografía.
La técnica implica partir de una tomografía computada del paciente. Luego, con un software se consigue una imagen en tres dimensiones. A partir de eso, se elabora un modelo exacto del cráneo, explicó a El País Javier de Lima, uno de los odontólogos involucrados en su elaboración.
Ese modelo se hizo en San Pablo. Otras opciones, como Estados Unidos o Suiza, implican adquirir el modelo del cráneo y también la prótesis. Y eso aumenta considerablemente los costos: "Esto salió en total entre $ 36.000 y $ 40.000. A nivel internacional cuesta entre US$ 25.000 y US$ 30.000", dijo De Lima.


La disminución del costo se logró porque en San Pablo se hizo el prototipo del cráneo pero la prótesis la hicieron en Odontología. "Somos la única especialidad capaz de reproducir y crear piezas que se pueden aplicar a cualquier parte del cuerpo utilizando procedimientos de la odontología", dijo Carlos Cabrera, también del Servicio de Prótesis.


Para poder elaborar la prótesis los especialistas tuvieron que fabricar piezas de laboratorio especiales, más grandes que las habituales. Trabajaron siete días en el procesamiento de las imágenes y tres días en el implante. "Nos dedicamos los dos a pleno, junto al jefe del Servicio, Roberto Soler, que coordinó la tarea", explicó De Lima. "Podemos tener el cráneo del paciente vivo. Y exacto", agregó.


La prótesis que lograron es cien por ciento biocompatible. Ahora esperan tener demanda de este tipo de dispositivos.


El Servicio ya efectúa numerosos trabajos externos, que cobran según el nivel socioeconómico del paciente. "Tenemos cuatro aranceles por el mismo trabajo y la misma calidad. El servicio tiene asistente social, que es quien determina cuál se aplica", señaló Soler.



LAS VENTAJAS.


Este tipo de implantes presenta varias ventajas para el paciente. El material que utilizaron no cambia tras su colocación en el cuerpo. Además, el pulido que realizó el equipo de la prótesis mejora significativamente la tolerancia. "Cuando se utilizan los implantes tradicionales hay entre 25% y 30% de rechazo. En este, que fue hecho en Polimetilmetacrilato de Metilo no hay aquí experiencia en cráneo, pero cuando se utiliza en la boca el rechazo es mucho menor. Por eso es de esperar que pase lo mismo", explicó Villar.


Además, gracias al nuevo equipamiento que adquirió el Hospital de Tacuarembó para esterilizar a gas, la pieza se puede colocar estéril. "Esto hace que haya menor riesgo de infecciones y también, por lo tanto, de rechazo", sostuvo el neurocirujano. La prótesis, agregó De Lima, tiene una rigidez y dureza similar a la de los huesos ausentes.


La operación de Claudia se realizó ayer en el Hospital de Tacuarembó. Además de Villar, De Lima, Cabrera y Soler participaron el jefe de cirugía maxilofacial del Hospital de Tacuarembó y del Hospital Maciel, José Crestanello y el anestesista Esteban Pollo. "Salió todo muy bien. La prótesis calzó perfectamente", dijo Villar.


Ahora hay que esperar unos tres meses para saber que el cuerpo de Claudia no rechazó el implante. En el caso que eso suceda, se puede retirar y tiempo después volver a probar con otro, señaló el especialista.


Villar es muy cauto en cuanto a la evolución que puede tener Claudia tras esta operación. "Me niego a hacer pronósticos. A los dos años del accidente podremos hacer una evaluación. Hemos visto pacientes con una gravedad similar, que tienen progresos muy importantes. Los ves y no podés creer que sea la misma persona", dijo.


La familia tiene muchas expectativas. "La esperanza nuestra es que pueda movilizarse por sí misma, que pueda caminar, ir al baño, y que pueda estudiar", dijo su tía. Y añadió: "Es muy destacable que se haya podido realizar la operación en el Interior, sin tener que trasladarnos a Montevideo, con todo lo que eso conlleva".


Del choque a la cuarta operación


ACCIDENTE El 30 de mayo de 2008 Claudia y su novio iban en una moto en Tacuarembó. Un camión los atropelló. La joven, de 24 años, sufrió un politraumatismo grave de cráneo.


PROCEDIMIENTO El traumatismo hizo que el cerebro se hinchara. Para evitar la muerte cerebral en el Hospital de Tacuarembó le hicieron una "gran ventana" en el cráneo. Así lograron que disminuyera la presión intracraneana y salvaron su vida.


INTERNACIÓN Claudia estuvo un mes en el CTI. La operaron tres veces. Luego su evolución fue lenta. Estuvo casi 8 meses como "un vegetal", contó su tía.


EVOLUCIÓN Hace un mes y medio Claudia comenzó a hablar lentamente de nuevo, pero tiene serios problemas de movilidad.


PROBLEMA Con el faltante de cráneo disminuyó la presión intracraneana, lo que produce lesiones en el cerebro. Por eso era necesario realizar una prótesis. El problema es que las habituales que se hacen en Uruguay, de acrílico, no servían por dos razones: le falta 40% de su cráneo, una porción importante, y es muy difícil lograr por los métodos tradicionales un implante exacto.


SOLUCIÓN El Servicio de Prótesis Buco-maxilofacial de la Facultad de Odontología realizó un procedimiento inédito en Uruguay. Partiendo de una tomografía realizaron, a través de un software, una imagen en tres dimensiones. Luego se elaboró un modelo exacto en San Pablo del cráneo y a partir de eso la prótesis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola!!!! Aca podras hacer tus comentarios y consultas!!!